La importancia de los sérums faciales para combatir los signos del envejecimiento
/
/
La importancia de los sérums faciales para combatir los signos del envejecimiento

La importancia de los sérums faciales para combatir los signos del envejecimiento

Hoy en día, tanto hombres como mujeres buscan encontrar la fórmula para parar o reducir los signos que los años provocan en el rostro y poder conservar una apariencia joven por más tiempo. Por eso, multitud de firmas dedicadas a la dermocosmética buscan elaborar un producto antiedad con el que combatir y prevenir esos signos del envejecimiento. A pesar de que los expertos elaboren los productos para cada uno de ellos de manera distinta (ya que la piel de los hombres y las mujeres no es igual), las características y beneficios de los productos son los mismos para unos y para otros. Pero lo que a nosotros nos interesa saber es el producto que nos ayudará a mantener nuestro rostro cuidado y de aspecto joven.

¿Qué producto debemos elegir: Crema o Sérum?

Los sérums juegan un papel muy importante ya que contienen una mayor concentración de ingredientes activos. La textura de los sérums faciales es más ligera y está diseñada para penetrar hasta las capas más profundas de la piel con el fin de ofrecer resultados más efectivos y potenciar el tratamiento antiedad. Los estudios indican que los resultados mejoran con el tiempo de uso. Se observaron resultados excelentes en solo 2 semanas y en 4, las arrugas y líneas de expresión, se muestran notablemente más reducidas.

Las cremas son esenciales para hidratar y proteger la piel, pero no pueden tratarla como lo hace un sérum. Bien es cierto que las cremas antiedad también ayudan a combatir los signos del envejecimiento y pueden ayudar en su conservación, pero su textura más densa impide que puedan llegar a las capas más profundas como hacen los sérums. Si tu piel es de tendencia seca con índices de volverse rugosa y con sensación de tirantez, es mejor utilizar una crema hidratante, pero si se trata de combatir signos más específicos relacionados con el envejecimiento, tu producto son los sérums faciales.

Así pues, vemos que la principal diferencia entre los sérums y las cremas, es que los sérums cuentan con una mayor concentración de principios activos y, además, penetran en las capas más profundas de la piel. Es por eso que a la hora de elegir entre un sérum y una crema hay que tener clara cuál es nuestra necesidad. ¿Necesitamos cubrir una necesidad específica como combatir los signos ya existentes de la edad, reducir poros o reducir luminosidad? ¿O más bien necesitamos una fuente de hidratación para mantener la piel cuidada y combatir los signos más genéricos? En muchos casos no hay una única respuesta, puesto que a ciertas edades la piel necesita de una hidratación constante y de unos cuidados específicos antiedad que nos aportan los sérums, por lo que los dos productos nos ayudarán a mantener ese aspecto joven deseado.

¿Una recomendación? Utiliza ambos productos para conseguir unos resultados inmejorables. Con la combinación de los dos conseguirás mejorar visiblemente tu piel y corregir las imperfecciones del rostro. El tándem perfecto para mantener una piel suave e hidratada y combatir los signos del envejecimiento al mismo tiempo.

Tomado de: http://www.dsinco.com/blog/serum-facial

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.